Saturday, 29 December 2012

30º Aniversario de la CSCV



El jueves 28 de noviembre marcamos el 30 aniversario de la fundación de nuestra Comunidad en la Casa de la Anunciación con una Eucaristía Solemne celebrada -bajo el nuevo escenario techado-, por Mons. Plinio Reynoso y concelebrada por los Padres Andrés Dumas msc, Padre “Juanito” Rodríguez msc y Padre Federico Rodríguez sdb.  El público llenó el patio hasta la calle.


La Eucaristía Solemne empezó con un gesto sencillo: al anunciar el nombre de cada Casa, Célula y Escuela, subió un Siervo con una vela y un cartelito con el nombre de la Casa, para pegarlo a una pizarra donde poco a poco se acumularon los nombres de toda la Comunidad extendida por nueve países.
No se nos escapó el significado del número 30, que tradicionalmente se relaciona con las “Bodas de Perla”.  En nuestro caso la perla ha sido la llamada a cada Siervo quien ha abandonado sus propios retos y ambiciones, al encontrar una perla preciosa: la visión de una comunidad entregada a la evangelización a través de la contemplación.
Tampoco pudimos olvidar que la vida pública de Jesús empezó a la edad de 30 años.  Una “indirecta” para nosotros en la Comunidad de que “ahora es la hora” para lanzarnos al mundo, y gritar desde los techos de que "Jesús está vivo” ... y andando en medio de nosotros, ¡hoy!


Un detalle especial ocurrió en el momento de la consagración, cuando -de repente- una luna llena apareció desde por atrás de una nube e iluminó a todos con su luz.  Allí, en las alturas, muda y brillante, nos recordó no solamente de Nuestra Señora del Sagrado Corazón quien dedica toda su eternidad a reflejar los sentimientos del Corazón de su Hijo, sino también, al papel nuestro de dar testimonio con nuestras vidas, al reflejar en el mundo la luz, el amor y la paz de nuestro Señor.
Claro que el aniversario no podía pasar sin orar por los miembros de nuestra Casa de Oración en el cielo donde 39 miembros de la Comunidad (entre Siervos, Aspirantes y Candidatos) están contemplando el rostro de Dios, cara a cara, e intercediendo para los que necesitan del amor del Señor.
Terminada la Eucaristía, nosotros nos retiramos al comedor donde dimos testimonio entusiástico al dicho: “¡Vaya cómo comen los Siervos!”  Tuvimos una “orgía desenfrenada” de bizcochos y refrescos, con muchas risas y hasta bailes.  Inclusive nuestras hermanas de Colombia nos enseñaron a bailar ¡“la Cumbia”!

Oración
Te damos gracias Señor Jesús por el privilegio de acompañarte a lo largo de estos 30 años, y compartir la aventura de ver las mociones, inspiraciones, ocurrencias y alegrías de tu Espíritu Santo, aleteando sobre la faz de la tierra, dejando huellas de sanación, amor, perdón y paz.
Gracias por la bendición de acompañarte, con los ojos abiertos y el corazón palpitando.  Muchos profetas y reyes quisieron ver lo que nosotros hemos visto, y no lo vieron, y oír lo que nosotros oímos, y no lo oyeron.  ¡Benditos nuestros ojos y oídos!
Tuya, Señor Jesús, es la gloria, la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

1 comment:

  1. Amén. Gracias por describir cada momento y los signos que testimoniaron la Celebración Eucarística, hermoso y significativo cada detalle. Entender en una hermosa metáfora, que la perla es el llamado de cada siervo es conmovedor, sobre todo por el hecho de que abandona su sueños y proyectos para cuidar la perla preciosa. Gracias de nuevo John, por compartir la alegría del Espíritu Santo en este artículo. ¡Benditos nuestros ojos y oídos! ¡Bendiciones!

    ReplyDelete